Archivo de la etiqueta: movimiento ciudadano

Bendito sea Twitter

(*) el poder de estar conectados

Varios son los cambios que han permitido el surgimiento de una nueva etapa en internet conocida como la Web 2.0. Uno de sus rasgos fundamentales es la utilización de redes sociales, y aunque el fenómeno completo incluye varias modalidades, por esta ocasión centraremos la mirada en la última vedette de la comunicación digital: twitter. ¿Qué es twitter? ¿Cuál es su novedad? y por sobre todo ¿Qué puede llegar a provocar?

Twitter: Mensajes de 140 caracteres que los @usuarios comparten en red. Pudiendo cada uno de ellos decidir desde cuales @usuarios quieren recibir información –eso es lo esencial-.

La principal novedad de twitter pasa por 4 aspectos: simpleza, instantaneidad, conectividad, e interactividad; los que al fusionarse dan vida a una herramienta admirable. La absoluta simpleza de la estructura básica de twitter lo hace poseedor de una asombrosa adaptabilidad en sus usos, limitados solamente por la intención de los @usuarios.

Vía twitter se puede no sólo entregar información, contar lo que nos sucede, o expresar una idea. Cada tweet participa de una dinámica social transparente e igualitaria única en su tipo. Fueron los propios @usuarios quienes se encargaron de crear los RT [“retweets” o reenvíos de un tweet], los reconocimientos sobre el origen de la información [“vía @usuario” o HT “heard trough”], el uso de etiquetas [“hashtags” #, que permiten rastrear un #tema], la recomendación de @usuarios [#FF “follow friday”], etc. Otro tanto se hizo desde el lado de los desarrolladores web quienes, a partir de la correctísima política de código abierto, le han agregado valor a la plataforma incorporando aplicaciones de imagen, video, transmisión en vivo [“streaming”], e interactividad con otros sitios. Todo eso y más en 140 caracteres de libertad en red.

Luego tenemos la instantaneidad de twitter, la que hasta el minuto se ha mostrado insuperable y ha permitido a sus @usuarios acuñar la frase “Siempre se sabe antes en twitter”. Y es que twitter funciona a un nivel personal, cualquiera de nosotros que vea, escuche, sepa, o a quien directamente le suceda algo es el origen directo de una ola informativa que se acrecienta con cada tweet; lo que sucede gracias a la concurrencia simultánea de todos los @usuarios. Tal conectividad simultánea está adherida a un potencial de interactividad que naturalmente realizamos. La utopía física de establecer una conexión entre todos los ciudadanos es una realidad posible en el espacio inmaterial de la web. Los tweets, se envían, responden, copian, y comentan, la fuerza de twitter viene dada por el dinamismo social que fluye de @usuario a @usuario.

Tras tooodo esto ¿Qué consecuencias podríamos vislumbrar? Pido su atención: porque estamos hablando de la posibilidad de realizar ciudadanía vía web. De utilizar twitter –y varias otras herramientas nacidas en la web 2.0– para empoderar al ciudadano común.

Cuando se habla de opinión pública se pretende apuntar a los temas e interpretaciones que son de relevancia compartida por todos los miembros de una comunidad o nación. El contenido de la opinión pública emerge en principio desde la interacción pública de todos los miembros; ámbito en que los ciudadanos habían perdido su influencia como colectividad. Al reunirnos en sociedades cada vez más numerosas simplemente perdimos la capacidad de lograr una voz común. Nuestra limitada copresencialidad simplemente no fue capaz de mantenernos unificarnos como actor colectivo ante nuestra propia masividad.

Fueron entonces los medios de comunicación quienes se dieron a la tarea de administrar el flujo de información de relevancia pública a una escala capaz de alcanzar a toda la sociedad. Pero esa función, si alguna vez se logró, era imposible de ser realizada en ambos sentidos. Los medios son capaces de enviar mensajes de alcance masivo, pero incapaces de retroalimentar información con la misma amplitud. Por lo que el poder de decir qué nos importa –de discutir nuestra sociedad– se concentró en las manos de unos pocos. La opinión pública había dejado de ser nuestra… hasta ahora.

Twitter nos da la oportunidad de llegar en ambos sentidos hasta cualquiera de nosotros, nos ofrece la oportunidad de relacionar a todos los ciudadanos sin intermediarios, recuperando a la ciudadanía como una colectividad que discute y coopera. Bajo la dinámica de los tweets nuestra voz suma fuerza frente a la opinión de otros actores sociales. Antes de twitter toda interacción a escala masiva estaba intervenida por los medios de comunicación, medios que están controlados por grupos de interés fundamentalmente comerciales que concentraron la capacidad de influir en la llamada “opinión pública”; en la que nosotros “los humildes ciudadanos” no estábamos en posición de intervenir. Twitter forma parte de la expansión que ha experimentado el espacio público hacia el mundo virtual como un espacio válido para la formación de la opinión pública. Un espacio de horizontalidad dentro del que todos los @usuarios comparten un mismo estatus y en el que mediante una dinámica interactiva se decidirá la relevancia de cada mensaje. Esto es lo fundamental, son los propios @usuarios quienes deciden que es tema en twitter y que no. Dependerá de lo cada @usuario escriba en sus tweets que una palabra o #tema llegue estar entre lo más comentado [TT “top trending”]. Deciden también los @usuarios quién es influyente y quién no, en la twittósfera existen varios @usuarios más “influyentes” que muchas otras importantes instituciones, valor que ha sido ganado principalmente según la cantidad de followers y retweets que se suman en base al mérito diario y que cualquier @usuario que lo haya otorgado está en posición de cancelar con un simple “unfollow”.

Un hito fundamental se marcó cuando los medios de comunicación ya sin poder ignorar el impacto de las redes sociales empezaron a hacer referencia a ellas como parte de nuestro espacio válido de interacción publica. El gran mérito de esto es que la información que circula por este medio es editada directamente por los ciudadanos. Que la sobrina de Ceratti filtró el estado de salud de su tío. Que una hija de Piñera trató de roto a Bielsa tras el incidente en la Moneda. Que Chávez le respondió a un joven chileno que lo encaró vía twitter. Nuestra comunicación virtual empieza a tener efectos muy reales. Y aunque suene paradójico, el espacio virtual [web] es el único escenario real posible para la realización de una sociedad civil global.

Cuando lo virtual era constituido sólo por unos pocos hablábamos casi de un mundo ficticio. Pero cuando lo virtual fue incorporado a la cotidianeidad de la mayoría –o de una proporción relevante de los ciudadanos– como parte de un espacio común al que nos hemos incorporando con identidad, entonces lo virtual pasa a ser otro plano de nuestra realidad. Virtual y real no son antónimos, son planos que se complementan, ambos conforman nuestro mundo. Esto es twitter, la posibilidad de estar todos conectados en una vinculación directa uno a uno, una utopía en lo real pero una realidad en lo virtual; de hecho los espacios virtuales de comunicación son –o llegarán a ser-tan fundamentales para la libertad de los ciudadanos como los –escasos– espacios reales de participación ciudadana. Gracias a la evolución de la web ahora contamos con una poderosa herramienta para expandir la efectividad de nuestras acciones, no nos queda más que premiar a aquellos medios masivos que nos incorporen y reconozcan la validez de nuestra intervención versus quienes quieran mantenerse impermeables a la opinión pública de los @usuarios. Los medios de comunicación masiva en ningún caso han sido expulsados del espacio público, pero sí están llamados a entender que sólo incorporando la retroalimentación que los medios digitales permiten desde la @ciudadanía es posible validar a la opinión pública.

Todo esto es sólo una oportunidad, twitter no realizará nuestra ciudadanía por sí mismo, la responsabilidad es nuestra. La sociedad que avanza hacia una ciudadanía digital crece con los años y será en parte producto de un cambio generacional, el llamado es a sumarse.

#FF @twitter!!

(*) “Bendito sea Twitter” Fue originalmente publicado en la revista digital “Point Magazine” con fecha 26 de Agosto de 2010.
Anuncios

Por qué ‘Yo’ voy a votar por ME-O

La oportunidad de una nueva forma de hacer política.*

Álvaro Escobar junto a Marco Enríquez-Ominami, el atrevido inicio de una candidatura presidencial independiente.

Veamos… Diciembre 2002, Centro de Estudio Públicos (CEP) “Estudio Nacional de Opinión Pública”: Las instituciones que reciben un mayor nivel de confianza son las Universidades, la Iglesia, los Carabineros, y las Fuerzas Armadas. Las que reciben menos confianza son los Tribunales de Justicia, los Sindicatos, el Congreso, y los Partidos Políticos. […] Abril 2004, Centro de Estudios de la Realidad Contemporánea (CERC) “La Confianza en las Personas, las Instituciones, y las Elites”: La policía uniformada subió hasta 54% su nivel de confianza, le siguen la Televisión con 52%, la Radio 50%, Banco Central e Iglesia Católica con 48%. -tras varias otras instituciones- Los partidos políticos apenas llegan a un 9% de confianza, cerrando la lista de instituciones incluidas, con un alza de 3 puntos con respecto de Abril de 2003. […] Agosto 2005, CERC “Confianza en Instituciones”: El siguiente es el resultado de nivel de confianza en orden decreciente. Radios 61%, Iglesia Católica 57%, Carabineros de Chile 54%, Banco Central 47%, Televisión 46%, Marina 43%, -y tras cinco otras instituciones- Poder Judicial 20%, Cámara de Diputados 18%, Partidos Políticos 9%. […] Noviembre 2009, Periodismo Univ. Diego Portales & Feedback “Confianza de las Personas en diversas Instituciones”: Sobre la confianza el resultado le dio a Bomberos 82%, Carabineros 52%, Militares 43%, Sacerdotes 26%, Detectives 21%, Jueces 16%, Empresarios 10%, Dirigentes Sindicales 6%, y Dirigentes Políticos 2%. ¿Alguien nota alguna tendencia obvia? -y por favor, no se dejen influenciar por las negritas-.

La presidenta Bachelet flanqueada por los presidentes de los principales partidos políticos -PC, RN, DC, UDI, PPD, y PS- además de algunos de sus ministros; la dirigencia política unida frente a la demanda marítima de Perú en Marzo del 2009.

De Marco Enríquez-Ominami -ME-O de aquí en más- se dice que no puede gobernar un proyecto tan “personalista” como el suyo, que le falta “trabajo en equipo”, que sin el respaldo de los partidos políticos su gobierno carecería de solidez, que su proyecto es individualista, y que sin apoyo en el parlamento no podría gobernar; tendría necesariamente que hacer “negociaciones políticas”, ceder en algo para llevar adelante sus proyectos.

Y para este último punto hago una pausa, porque en él se deja ver casi sin sutileza el enfermizo comportamiento de la política tradicional. Lo que se le crítica a ME-O es que casi sin presencia de parlamentarios que compartan a priori con él una adscripción partidaria no va a poder lograr los votos necesarios para la aprobación de sus proyectos como gobierno. Con ambas cámaras dominadas por sus opositores un gobierno como el de ME-O se vería obligado a “negociar”; tranzando en todos sus proyectos o por lo menos entregando algo a cambio. Y esta idea la repiten, en los más diversos tonos, tanto periodistas, analistas políticos, y detractores -que en el caso de los últimos se convierte casi en una amenaza mafiosa del tipo “no te vamos a dejar gobernar”-. ¡¿Aló?! Yo creo que la mayoría de los ciudadanos, que de alguna u otra forma desconfiamos de la política -como lo muestran las cifras iniciales-, no tenemos nada de que sorprendernos. Pero aún así me parece que hay que ser bastante caradura para plantearlo tan abiertamente y quedarse tan tranquilo. Primero, se está diciendo que sin importar la legitimidad con que fue elegido, o la importancia -incluso justicia- del proyecto, si el presidente de turno no es “uno de ellos” simplemente no lo van a dejar gobernar; o por lo menos no con tranquilidad. Segundo, se está diciendo que lo que se juega al momento de legislar en el parlamento no es el bien de la nación, sino una negociación de intereses partidarios. En donde más importante que la urgencia de la ley para la ciudadanía es la lucha de poderes entre bandos políticos; entre oficialismo y oposición, en donde la oposición no se dedica a “colaborar” con el gobierno para el bien de los chilenos sino que se dedica a entorpecer la labor del gobierno “para bien de todos los chilenos” -acusación que no apunta a la derecha con exclusividad, hablo de la oposición de turno ejemplos de ello pueden encontrarse a nivel municipal- ¿Llegaremos a ver algún día una oposición que sea colaborativa o un oficialismo que convoque las mejores intenciones vengan de donde vengan?.

O sea, que todo es una mugre -adjetivo que puede ser reemplazado a preferencia del lector según su grado de indignación-, pero a pesar de constatarlo ya están todos tan acostumbrados que lo asumen, no lo critican… ni buscan cambiarlo.

Desde mi visión personal, todas las críticas que se hacen sobre gobernabilidad a la campaña de ME-O señalan exactamente lo que más me atrae de ella: Es la oportunidad de empezar a hacer las cosas de manera distinta, es la oportunidad de alejarse de los vicios de la política tradicional -esa que mantiene alejada a la gran mayoría de la ciudadanía de la política-. ME-O es un candidato independiente no porque carezca de ideales políticos, no porque no tenga convicciones, no porque sea un desafectado o pretenda borrar su pasado como militante. Es independiente porque está ajeno a la influencia de las grandes coaliciones políticas de nuestro país. Por favor… eso no es una falencia, eso es un mérito.

ME-O fue capaz de convocar a más de 36.000 personas hasta una Notaria a que firmaran el documento que le permitiera presentarse como candidato, o sea, logró que todas esas personas se interesaran de manera independiente en la intensión de levantar una candidatura de las mismas características. ¿Cómo se inscriben los partidos tradicionales? ¿Alguien tiene que ir a la notaria? Quizá algunos abogados… porque ellos conservan apiladas las firmas de sus militantes las que de antemano respaldarán la candidatura que se levante desde la cúpula de sus coaliciones.

En los partidos políticos se han dedicado a tejer una amplia red de clientelismos y favores en donde los miembros socios del partido además de compartir una mirada política -o eso se supone, porque para muchos miembros eso definitivamente es lo de menos- reciben los beneficios por pertenencia a la asociación; beneficios que se incrementan mientras mayor sea el poder político concentrado en ella. Estos beneficios van más allá de la infinita asignación de cargos de origen público o el apoyo para obtenerlos, es el acceso a una poderosa red de contactos que se encarga de favorecer a los suyos en todos los ámbitos en donde sus miembros pueden ejercer influencia.

En cambio, a quienes nos dimos el tiempo de ir a firmar por ME-O ¿Qué nos une?… ¿Qué todos somos solo ciudadanos independientes? ¿Qué queremos que esto cambie? ¿Qué tenemos un interés en el bien común y no solo por ‘mi bien’ o el bien de ‘los míos’? …con orgullo.

Anhelo un gobierno en donde todos los cargos, en las más diversas áreas de la nación, no caigan designados por el tradicional cuoteo político. Acaso no es cómico como los ministros se pasean de un ministerio a otro con la facilidad que solo su estatus político les puede asegurar. Eruditos en múltiples materias, pueden un día ser la vocería de gobierno para al siguiente encabezar el ministerio de defensa, dirigir a la salud para luego comandar la educación, las obras públicas, las relaciones exteriores, luego una subsecretaría… y si alguien se cansa se puede ir a pasear como diplomático, da lo mismo. Y no es solo la vergüenza de que esto suceda, sino que para cada uno de esos cargos hay gente mucho mejor preparada, gente que se ha pasado años siguiendo el tema, años trabajando en el tema, años investigando, años que no interesan si tu afiliación política no es la correcta… su preparación no vale nada. ME-O no le debe favores políticos a nadie, no tiene a un ejército de parásitos tras de él esperando por su nueva asignación. ME-O tiene la oportunidad de convocar a los mejores en todos los ámbitos, ciudadanos independientes que puedan tomar decisiones libres de influencia política; pensando solamente en el bien de la nación.

Cuando son muchos los que están cansados de ver esto lamentablemente no son muchos los que creen poder hacer algo para cambiarlo. ¡Hey! Aquí esta nuestra oportunidad.

Muchos están tan acostumbrados a este funcionamiento que aunque les desagrade son incapaces de plantearse seriamente que alguien ajeno a este ‘círculo de política’ pueda realizar la labor. Se puede. Con ME-O han surgido otros que desde la política tradicional se han hastiado de su funcionamiento corrupto -como Álvaro Escobar, que siendo un tipo honesto e idealista tuvo que soportar el mediocre funcionamiento de nuestro parlamento-. Esta es gente que sí conoce el negocio, que sí conoce el funcionamiento de la administración política, que sí han estado participando de esa maquinaria pero que se aburrieron. Tener ese conocimiento no es un pecado, siempre es necesario “conocer el negocio” al momento de iniciar cualquier empresa, sería pecado si teniendo ese conocimiento no intentaran hacer algo por mejorarlo, si solo se dedicaran a beneficiarse del movimiento decadente de la política… entonces serían pecadores.

Si la “nueva mayoría” iniciada por ME-O en esta campaña logra un triunfo -ese que hace unos meses casi nadie se planteaba con seriedad, yo tampoco aunque fui a firmar- o, por lo menos, logra una trascendencia debe saber mantenerse alejada de la política tradicional, debe alejarse del modelo creado por los partidos políticos con un ejército de militantes, debe seguir siendo un movimiento ciudadano independiente con fines políticos, abierto a la ciudadanía, transparente, que convoque a los mejores, con la única finalidad del bien común de todos -tal cual lo hizo para reunir firmas-. Ser de todos, que conserve un núcleo coordinativo, pero que no se extienda para ser hogar de oportunistas políticos. Y aún así deberá cuidarse, porque a los acaparadores –esa tropa de parásitos- ni siquiera hay que ir a buscarlos, ellos llegarán pronto a tocar la puerta, a mostrarse interesados; tengan cuidado.

Si alguien me quiere acusar de idealista, adelante porque lo soy. Nadie puede acusarme de conformista. Esta es una gran oportunidad, puede funcionar, y no la quiero dejar pasar. ¿Hasta cuando los dejaremos seguir? ME-O no es una persona particularmente excepcional, sus circunstancias son excepcionales. La oportunidad es excepcional. Entiendan que es de nuestra responsabilidad hacer algo al respecto.

Elecciones Presidenciales 2009: Marco Enríquez-Ominami Gumucio 1.396.655 votos que constituyen el 20,13% de las preferencias. Un mérito independiente.

* Link relacionado: